Reseña – The Outer Worlds

Browse By

En pleno 2019 The Outer Worlds es un RPG de disparos con un semi mundo abierto, sin microtransacciones y de abundante narrativa, que además resulta ser algo que realmente vale la pena.

Sí, no hace nada particularmente innovador o que no se haya visto antes en algún título del estilo, pero simplemente el hecho de ejecutar muy bien todas las partes de las que está compuesto hace que el recorrido por The Outer Worlds sea una muy buena experiencia.

En este universo las corporaciones terrestres han crecido inmensurablemente, al punto que hasta los mismos habitantes de la Tierra y sus colonias extra solares son su propiedad. Nuestro personaje forma parte de una nave colonizadora la sufre un imperfecto en su sistema de velocidad luz se y termina llegando a su destino 70 años más tarde.

Como el sistema Halsyon fue colonizado en su ausencia, la homónima corporación ha optado por dejar a la nave Hope varada a la orilla del sistema planetario con todos sus ocupantes en criogenia. Somos despertados por un científico loco que nos manda en una misión, bajo la presunción de que es por el bien de todos lo individuos congelados en la nave.

The Outer Worlds

Asiduos a Fallout  inmediatamente se sentirán en casa, a grandes rasgos Obsidian está construyendo sobre lo que hicieron en Fallout New Vegas, añadiendo cierto sabor Borderlands e incluso Mass Effect. El mundo es semi-abierto, con cada planeta que puede visitarse contando con medianas dimensiones que permiten a uno merodear y descubrir uno que otro secreto, pero definitivamente es algo de mucho menor tamaño que un Fallout 3 o 4.

A pesar de que The Outer Worlds con cuenta con un inmenso folklore, la narrativa y opciones de diálogos son robustos por lo que quienes adoran este aspecto de los títulos en el género quedarán satisfechos — aunque no hay “mecánicas” de romance hacia los NPC de nuestro equipo. Eso sí, podemos ayudarlos en sus distintos problemas completando misiones enfocadas en estos acompañantes, que nos dejan saber más de ellos.

The Outer Worlds

Sobre las decisiones que uno puede tomar, ninguna es totalmente buena o totalmente mala y del lado que uno le busque siempre habrá algo cuestionable. La primera misión en forma después de la parte introductoria, precisamente nos pone en ese dilema — ayudar a un asentamiento independiente a mantenerse como tal o ayudar a la corporación dueña del asentamiento a que sus desertores regresen a sufrir su explotación. Y tenemos que sí o sí ayudar a uno de los dos, porque sea cual sea a quien escojamos la recompensa es un generador que necesitamos para dejar el planeta.

Obviamente dada la amplia gama de ramificaciones en que puede desembocar la historia y sus diálogos, el ritmo general del juego es lento comparado a por ejemplo Borderlands, pero la calidad del guión, el humor y refinamiento compensan esto.   

El sistema de nivelación consta de atributos que escogemos antes de iniciar y de habilidades y gratificaciones que vamos creciendo conforme ganamos experiencia. Cada habilidad está subdividida en especializaciones que al llegar a cierto nivel podrán mejorarse individualmente. Mientras que las gratificaciones permiten cargar con más objetos, tener más salud, correr más rápido o hacer que el rango de detección de los enemigos se reduzca por mencionar algunas.

Encima de esto el juego detectará nuestro desempeño ante ciertos enemigos o situaciones, y nos “ofrecerá” activar una fobia o debilidad ante dicho evento a cambio de un punto extra para gratificaciones. Aceptar este defecto es totalmente opcional, y más que otra cosa añade un poco más de dificultad al juego.

The Outer Worlds

El combate no es excepcional, y si en algo flaquea es probablemente en este aspecto. No es que sean horribles las mecánicas de disparo pero no es su especialidad. Lo que si es que el sistema de ralentizar el tiempo es un buen sustituto del V.A.T.S. de Fallout.

A lo largo de The Outer Worlds nunca pude evitar sentirme como en Borderlands durante la exploración abierta, mientras que era imposible no sentirse en Fallout al entrar a un edificio y usar una terminal o tomar distintos productos como sodas, cajas de cereal y similares. Sin mencionar las decisiones de los diálogos, y todo el humor negro y exageración de este mundo dominado por corporaciones que no dudan ni en segundo en comercializar una pasta de dientes dietética a pesar del alto riesgo de dejar ciegos a los consumidores.

Problemas técnicos solo encontré en un par de ocasiones que la acción se congelaba súbitamente mientras el juego cargaba por unos segundos, y que unos enemigos que uno puso a dormir despertaron cuando en teoría no debían.

Si buscan innovación, un enorme mundo abierto, y cosas que nunca hayan visto no lo encontrarán aquí. Pero si andan detrás de un RPG de acción a la Fallout que recuerda a una época previa a la incorporación indiscriminada de microtransacciones, con buena narrativa y enfocada a un solo jugador; The Outer Worlds es el lugar correcto.

The Outer Worlds [XBO]

8.7

8.7/10

Lo bueno

  • Buen desarrollo narrativo y visual.
  • Aprovecha bien el tamaño de los mapas.
  • Logra darle variedad a la fórmula "Fallout".
  • Juego en solitario sin microtransacciones.

Lo malo

  • Esporádicamente se congela brevemente.
  • Una que otra ocasión lo guionizado de los enemigos llegaba a fallar.

Deja un comentario