Reseña – Sparklite

Browse By

Sparklite nos lleva a un pequeño mundo que ha empezado a sucumbir a la sobre explotación, y en donde temblores constantemente están cambiando la superficie.

El juego es un RPG roguelite de vista cenital influenciado por A Link to the Past, en el que debido a los temblores debemos tomar refugio en una pequeña aeronave que es a donde regresaremos cada que somos derrotados.

Y he de decir que de todos los roguelite que he jugando recientemente, Sparklite no hace sentir a uno que está a la merced de la suerte para poder avanzar. También se me hizo un buen detalle que trataran de darle una justificación a los escenarios aleatorios, al vincular el cambio al movimiento de la tierra debido a los terremotos.

Ada, la protagonista, termina siendo la elegida para eliminar al mal que azota al mundo — un Barón y la sobre explotación de recursos que esta realizando. Su arma es nada más y nada menos que una llave de tuercas, que dobla como una “multi-herramienta” que también pude transformarse en un mazo. El arma cuenta con espacio para agregarle parches que le otorgan a uno gratificaciones permanentes en salud, armadura, energía, y daño. Estos parches pueden ser comprados con la titular “spark” en la base aérea y descubiertos o ganados a lo largo de nuestro recorrido.

Sparklite

En el mundo hay regadas unas surtes de bóvedas en donde podemos desbloquear planos para construir nuevas armas, y además estás bóvedas sirven como una serie de tutoriales en como usar el arma. El único inconveniente de estas armas es que no se sienten particularmente poderosas en contraste con el ataque de la llave de tuercas, y simplemente terminan siendo una herramienta más para resolver acertijos — sin mencionar que tiene un costo de energía. Más adelante recibiremos un pequeño drone, pero igualmente termina siendo un utensilio más para resolver acertijos.

En cada visita a la superficie podemos hacernos de suministros temporales — que perderemos al morir — en la forma de bombas, minas, salud, y energía entre otros. Y si bien son de ayuda durante los enemigos normales, una vez que llegamos ante alguno de los cuatro titanes del Barón, más allá del suministro de salud los demás no son de mucha ayuda debido al tiempo que toma activarlos. Por lo que siempre será mejor procurar gratificaciones de aumento de daño y salud, así como pacientes durante los enfrentamientos con los titanes para atacarlos en el momento adecuando, para así llegar a derrotarlos.

Sparklite

Las dimensiones de Sparklite son modestas, está compuesto por cinco zonas cada una con calabozos y otros secretos que descubrir pero por los temblores la configuración, como ya mencioné, cambia en cada visita. Que tampoco es un cambio radical, ya que en sí lo único que cambia es el acomodo de cada sección — del tamaño de la pantalla — que conforman al terreno, los enemigos que podemos encontrar en una sección siempre serán los mismos y dado que parece no haber muchas variaciones una que otra vez nos encontraremos con dos secciones idénticas juntas.

Al principio cuando todo es nuevo, tiene su atractivo el ir explorando pero debido a que a fin de cuentas es un roguelite, las inherentes mecánicas de tener que morir para avanzar llegan a hacer que los escenarios se vuelvan aburridos, y en cima las variaciones de los calabozos son mínimas. Afortunadamente después de derrotar al primer titán, al menos en mi caso, el avance fue mucho más rápido y logré derrotar a los dos titanes siguientes en el primer intento.

Sparklite es un buen RPG a la Zelda de corta duración, con mecánicas roguelite que no llegan a ser tan frustrantes. Pero tampoco tiene mucho en sus escenarios para quienes busquen una experiencia similar, a por ejemplo A Link to the Past.

Sparklite [XBO]

7

7.0/10

Lo bueno

  • Las mecanicas roguelite no son tan frustrantes.
  • La música y escenarios son buenos.
  • Al inicio explorar resulta interesante.

Lo malo

  • Poca duración.
  • Los calabozos no son tan variados.
  • Activar suministros no es tan práctico.
  • Las armas extras no son de tanta ayuda en jefes de nivel.

Deja un comentario