Reseña – Sniper Ghost Warrior 3

Browse By

Sniper Ghost Warrior 3 es uno de esos casos en los que ofrecer mundo abierto y narrativa, no necesariamente significa una mejoría.

Esta entrega lleva a uno a Georgia en una de las zonas controladas por separatistas, con la intención de desestabilizarlos y descubrir quien los ha estado financiando últimamente. John North, el personaje que controlamos tiene también el objetivo personal de encontrar a su hermano quien fue secuestrado dos años atrás cuando ambos se encontraban en una misión – nada fuera de lo ordinario.

Si algo hace muy bien Sniper Ghost Warrior 3 es la parte de sniper; a lo largo de los tres mapas de mundo abierto con los que cuenta el juego uno encontrará infinidad de puntos desde donde ejecutar nuestras habilidades de francotirador a una distancia segura de los enemigos, y factores como viento y elevación afectarán la trayectoria de cada bala.

Pero fuera de ahí, la experiencia del mundo abierto e historia es tan estéril como puedan imaginarse, al punto de que fuera del auto designado como nuestro desde el inicio, es imposible utilizar algún otro vehículo — salvo obviamente cuando la misión requiera que tomemos prestado algún camión de los separatistas. El resto de los autos mostrarán la leyenda de “cerrado” al acercarnos a la puerta.

El ciclo día y noche junto al clima dinámico prácticamente son inexistentes, durante todo el tiempo que estuve en el juego solo llovió una vez y creo que fue ligado a la misión. Toda la acción ocurrió principalmente de noche, y las veces que era de día fue nuevamente atribuido a la misión, muy lejos de ese “clima dinámico y ciclo día y noche que impacta el juego y decisiones” que CI Games mencionaba una y otra vez.

 

Técnicamente el ciclo día y noche está ahí pero, dado que al parecer un minuto en el juego equivale a más de un minuto real, es imperceptible sumado a que las nubes y la luna son estáticas. Lo peor de todo, en mi experiencia, es que después de terminar determinadas misiones somos “teletransportados” a nuestra base y el reloj del juego vuelve a la media noche. Así que nunca habrá un impacto real al modo de juego salvo que la misión lo requiera, ni siquiera en el mapa ubicado en la zona montañosa nevada.

La progresión de las misiones principales es bastante lineal, y son activadas desde nuestro escondite y mostradas en el mapa en turno. Las misiones secundarias en teoría sirven para recabar información que ayudará en la siguiente misión principal pero la realidad es que no tiene impacto alguno. A diferencia de Far Cry donde ayudar a una facción y capturar puestos de avanzada enemigos sirve para reducir la presencia enemiga, en Sniper Ghost Warrior 3 es tan solo una forma de cosechar experiencia y puntos una y otra vez.

Y dichas bases y puestos de avanzada enemigos, son la fuente de la monotonía del juego ya que habrá ocasiones en las que tendremos que regresar a una misma base o locación para realizar distintas misiones, pero en cada ocasión los enemigos estarán situados exactamente igual que la primera vez.

Como ejemplo está un hotel abandonado convertido en cuartel separatista, al cual uno puede infiltrarse y eliminar a todos los enemigos. Una vez que lo logramos aparece en pantalla que limpiamos el cuartel y recibimos nuestros puntos de experiencia y dinero. Como es el caso en otros juegos, asumí que había “liberado” dicha locación, pero oh sorpresa más adelante dos misiones requerían que me infiltrara nuevamente en el mismo lugar y enfrentara prácticamente a los mismos enemigos cada uno ubicado exactamente en la misma posición y realizando el mismo patrón.

Entre más deambulé por el mundo abierto del juego, se volvió más evidente que los desarrolladores no supieron que hacer con el o como poblarlo una vez que terminaron de diseñarlo, y en otras ocasiones parecía que simplemente ya no tuvieron tiempo o dinero para completar lo que realmente querían hacer y empezaron a cortar camino, para terminar haciendo nuevamente un juego lineal empotrado en grandes mapas rodeados de imágenes de montañas de baja resolución.

Lo que le da un respiro al juego y a la nada espectacular historia son las misiones especiales “Más Buscados” las cuales nos llevan a lo largo y ancho de cada mapa para eliminar a los criminales de guerra… más buscados. Aquí es donde Sniper Ghost Warrior 3 pone a relucir sus variadas locaciones, desde una cabaña en las orillas del mapa, hasta un enorme complejo militar, pasando por un avión comercial derribado y un enorme sistema de cuevas.

En otro afán por hacer que uno se digne a explorar el mapa están las reliquias y cajas especiales, estás últimas pueden ofrecer un ítem cosmético o si somos afortunados mejores miras y cartuchos para nuestras armas que de hecho si tendrán un impacto en el modo de juego. Por otro lado las reliquias simplemente están pensadas para aquellos que desean tener todos los logros del juego.

Los tiempos de carga – de 4 a 5 minutos – al comenzar desde el menú el juego en realidad no es molesto durante el primer acto del juego, ya que se compensa con que la carga después de usar algún punto de viaje rápido es casi instantáneo. Los problemas empiezan cuando somos introducidos a las otras regiones del juego y las misiones comienzan a saltar entre los tres mapas, ya que además de los 5 minutos iniciales hay que esperar otros 5 minutos al cambiar de mapa, y si el juego se traba o hay que reiniciar por algún bug ya se nos fue media hora en puro tiempo de carga.

Sniper Ghost Warrior 3 ofrece buenas ideas pésimamente ejecutadas, lo que lo vuelven un juego aburrido, repetitivo, y con una historia extremadamente pobre. Insisto en que lo que fue lanzado y estuve jugando la última semana es simplemente el esqueleto de lo que querían lograr.

Sniper Ghost Warrior 3 - Xbox One

Sniper Ghost Warrior 3 - Xbox One
6

Lo bueno

  • La experiencia francotirador, el diseño y verticalidad de los escenarios

Lo malo

  • Un mundo abierto estéril y aburrido, la historia es predecible y pobre, largos tiempos de carga iniciales, bugs y 'crasheos'

Deja un comentario