Reseña – Sea of Thieves

Browse By

Con Sea of Thieves, Rare logró construir un muy buen simulador de piratas, pero en el proceso de aterrizar las mecánicas de juego y esculpir el mundo, olvidaron crearle contenido.

Sea of Thieves nos sumerge en un mundo de piratas caricaturesco en donde el único objetivo es convertirse en una leyenda de los mares. Para lograrlo debemos completar distintos tipos de contratos de tres facciones, mercaderes, cazatesoros y ocultistas. Cada una de estas facciones ofrece dinero y reputación por cada contrato completado, que en turno nos permitirá adquirir nuevos contratos para lograr llegar a obtener el estatus legendario.

En realidad no hay una historia ni un verdadero sistema de progresión, todos los objetos que pueden comprarse son meramente cosméticos así que nunca se llega a sentir que uno está realmente logrando algo, fuera de la dichosa reputación con cada facción. El problema es que las “actividades” que no llega a realizar son meramente un adorno, un relleno en un mundo que apuesta a que los jugadores crearán sus propias aventuras de la nada.

Los contratos que ofrecen las facciones son prácticamente los mismos una y otra vez, pero en diferente locación. Las primeras horas, e incluso diría el primer par de días de Sea of Thieves llegan a despertar en uno cierto deseo por explorar este mundo de islas, en gran parte porque al principio la mayor parte del tiempo se nos irá en aprender a usar el juego – y bueno también básicamente por la novedad.

Sea of Thieves

Pero una vez que pasa el asombro de navegar por primera vez a través de una tormenta, la emoción de entrar en una esporádica persecución naval, y al mismo tiempo la decepción de descubrir que quienes juegan en solitario siempre estarán en desventaja, Sea of Thieves no tiene mucho que ofrecer.

Después de percatarme de que todos los aditamentos que pueden comprarse eran meramente cosméticos, literal dejé a mi pirata parado el la cubierta del barco contemplando el puerto de la pequeña isla donde me encontraba, mientras me preguntaba si realmente quería invertir mi tiempo en un juego que no le otorga progresión a mi personaje y que, a pesar de tener la opción para jugarse en solitario, hace todo lo posible por castigar a quien opte por jugar solo.

Lo peor es que aún haciendo equipo con otros “piratas”, tampoco es como que el juego ofrezca mucho. Lo realmente entretenido llega a ser entrar en combate contra otros jugadores, y el coordinarse con el equipo – ya que las mecánicas son más hacia el lado de simulador; hay que izar vela por vela, debe haber una persona por cañón, levantar el ancla manualmente, y obviamente alguien debe de estar en el timón.

Sea of Thieves

Pero la realidad es que los enfrentamientos son esporádicos, y la gran mayoría de las veces que nuestro barco termine hundido será por no haber visto esa diminuta isla, o haber ignorado los rayos que abrieron hoyos en el casco durante una tormenta. Además de que si juegan con extraños, difícilmente lograrán hacerse de una tripulación realmente coordinada. Todo esto fue tan cierto la semana de lanzamiento, como ahora dos semanas después.

Hasta cierto punto parece increíble que Rare haya invertido tiempo en recrear la sensación de requerir de una tripulación para operar un barco, el comportamiento del océano, las tormentas y demás elementos envolventes, pero no procuró en ofrecer una motivación para retener a los jugadores — ni siquiera es un título competitivo.

Claramente veo el punto de poner a todos los jugadores al mismo nivel, alguien que lo juegue meses después de lanzamiento no tendrá que preocuparse por ser acosado por individuos súper poderosos que se la han vivido jugando. Pero pudieron haber limitado la afectación de la nivelación de equipo y personaje a los mentados esqueletos, además de haber incluido barcos operados por esas calacas, después de todo pueden operar cañones y tienen sus propios fuertes.

Para ser un juego a precio completo se siente extremadamente vacío — un esqueleto si quieren el gag– y sin duda hay juegos free-to-play que ofrecen muchísimo más, tanto en contenido, diversión y satisfacción.

Sea of Thieves tiene una sólida base y mecánicas de juego, así que si Rare logra ingeniárselas para agregarle contenido podría resultar algo bastante interesante, porque en el estado en el que se encuentra hasta da coraje estar ante estos excelentes escenarios y no poder hacer nada en ellos.

Sea of Thieves (Xbox One)

Sea of Thieves (Xbox One)
6.5

Lo bueno

  • Buenas mecánicas de navegación, coloridos escenarios, y simulación de operación de un barco.

Lo malo

  • Repetitivo, sin progresión, todos los ítems son meramente cosméticos,

Deja un comentario