Reseña – RIOT: Civil Unrest

Browse By

En papel RIOT: Civil Unrest tiene un concepto interesante, un juego en arte pixel de simulación y estrategia que recrea las manifestaciones más importantes de los últimos años, y busca expresar las historias y emociones de estos eventos – pero la realidad es que se queda extremadamente corto en todos los aspectos.

Aunque es vendido como tal, RIOT: Civil Unrest es en lo absoluto un juego de estrategia, les doy que se inclina hacía una simulación pero aún así se queda corto. El juego cuenta con un modo historia (muy corto) en el que hay cuatro escenarios basados en manifestaciones en Egipto, España, Italia, y Grecia, cada uno con alrededor de cuatro misiones ya sea como manifestantes o la policía.

En cada misión uno debe, ya sea mantener la manifestación en posición o llevarla a un lugar, o como policía principalmente dispersar a la multitud o impedir que destruyan algo. Para esto en teoría uno puede escoger distintos objetos dependiendo la facción, y menciono que en teoría porque siempre que trataba de equipar a mis manifestantes, la interfaz siempre se regresaba al botón de “salir” del menú – así que siempre solo podía comenzar cada misión con los ítems preseleccionados por el juego (la actualización lanzada justo hoy, corrige este problema en Xbox One).

Una vez en la misión tenemos el “control” de tres o más grupos de manifestantes que podemos posicionar en el mapa para tratar de cumplir con los objetivos. El control que tenemos sobre cada grupo es bastante escueto; al principio podemos ubicarlos en ciertos puntos e incluso hacer que se tomen cierta postura física para hacer más difícil que los muevan, pero una vez que entran en pánico es un total desmán.

Riot: Civil Unrest

Uno cuenta con cosas como un megáfono para reforzar disciplina, o una acción como discurso que hace lo mismo que el megáfono. Pero al final uno terminará simplemente moviendo la palanca izquierda hacía donde se supone debemos ganar terreno, y activando cada una de las acciones con la esperanza que una logre ayudar en algo.

Además de que sigo sin entender la lógica detrás de la selección cada grupo ya sea de manifestantes o policial, en vez de ser algo directo como simplemente seleccionar con la palanca derecha de arriba hacia abajo y viceversa, hay que estar moviendo para todos lados la palanca sin que haya una consistencia aparente entre dirección y selección. En teoría cada lado de la palanca debe seleccionar una categoría de grupo, pero no siempre es el caso.

Cuando se juega como policías, la cosa es livianamente más estratégica. Pero solo porque podemos escoger la formación de cada grupo, de ahí en fuera es exactamente el mismo caos que al usar a los manifestantes.

Frases descriptivas del título como “un juego estratégico complejo”, “emplea diferentes tácticas y estrategias”, y “un impresionante comportamiento IA de la gente”, no se ven reflejadas en las mecánicas de juego. Quizá el afán o intención de recrear el caos en que puede convertirse de la nada un manifestación, simplemente no pudo conciliarse con entregar mecánicas sólidas.

Riot: Civil Unrest

Y luego está el hecho de que fuera de que RIOT: Civil Unrest utiliza locaciones y sucesos reales, en lo más mínimo se acerca a la intención de expresar las emociones e historias que ocurren durante los enfrentamientos entre protestantes y fuerzas policiales. Fuera de dar una muy breve sinopsis antes de cada escenario, no hay nada que haga a uno reflexionar aunque sea un poco en el escenario o acciones.

La modalidad Global como que medio pretende darle una capa extra al juntar los niveles del modo historia con otras situaciones a nivel mundial, e ir mostrando los efectos en el mundo de nuestros “esfuerzos”. Aquí iremos teniendo acceso a personajes o líderes de grupo que otorgan gratificaciones ya sea inclinadas a la violencia o a lo pacífico, pero las mecánicas dentro de las misiones se mantienen igual.

RIOT: Civil Unrest es juego que difícilmente puede recomendarse, ya que no logra nada de las cosas que se propone, los gráficos están decentes dentro del género, y el audio está bien hecho, pero hasta ahí. Creo que juegos como This War of Mine y Frostpunk , ambos de 11 bit studios, hacen por mucho un mejor trabajo en fusionar estrategia con el retrato de temas y situaciones moralmente difíciles y complejas – que realmente hacen a uno reflexionar y hasta sentirse mal por las decisiones que deben tomarse.

RIOT: Civil Unrest [XBO]

RIOT: Civil Unrest [XBO]
4

Lo bueno

  • Locaciones y situaciones reales.
  • Decente diseño en arte pixel.

Lo malo

  • Las mecánicas no son intuitivas ni funcionales.
  • Falla en cumplir capturar las "historias y emociones" de los eventos.
  • Dista de ser algo realmente estratégico.

Deja un comentario