Reseña – Observer

Browse By

Con Observer el horror psicológico del estudio Bloober Team da un salto al cyberpunk y lo digital, en una ambientación que bien podría ser una instalación en algún museo de arte moderno.

Observer está ubicado en el año 2084 en la ciudad de Cracovia en Polonia, después de que una plaga digital afectara a buena parte de la población con aumentaciones, y que una gran guerra mundial diezmara aún más a la humanidad.

Inmediatamente notarán la ambientación extraída directamente de Blade Runner, un futuro retrotecnológico protagonizado por Rutger Hauer quien da vida al detective Daniel Lazarski, un Observador de la policía con la capacidad de jaquear los recuerdos de las personas con implantes.

Observer cuenta con dos mecánicas principales, una de investigación en la que podemos cubrir la función de detective, asistidos por una visión electromagnética y otra biológica. Parte de la labor de detective nos lleva a tocar de puerta en puerta en el edificio de departamentos donde se lleva a cabo la historia, para indagar más sobre lo que está ocurriendo y encontrar el paradero del hijo de Lazarski – quien es la razón principal por la que estamos en el lugar.

Al principio el juego se siente un tanto lento, y los diálogos que se repite a si mismo Lazarski durante esta etapa resultan muy leídos, como si quien dirigió a Rutger Hauer no supo comunicarle la intención y terminaron aplicando el famoso “lo arreglamos en post”.

 

Conforme avanzamos y Lazarski comienza a interactuar con los inquilinos vía interfon, los diálogos se vuelven más interesantes permitiéndonos conocer más de la sociedad distópica que se refugia de su realidad detrás de hologramas y VR, pero la actuación de Hauer no mejora sustancialmente.

Cuando el juego realmente comienza a cobrar vida es en el momento en el que ingresamos a la mente de alguien, aquí es cuando el apartado audiovisual del juego brilla por completo, y las mecánicas de investigación dan lugar a las de acertijo.

Una vez dentro de los recuerdos, la única forma de resolver las cosas y seguir avanzando es poniendo atención a lo que sucede a nuestro alrededor, ya que no contamos con visión alterna que nos resalte cosas de interés. Estamos a merced de un mundo que cambia en cada instante en el que le damos la espalda, y que en más de una ocasión recurrirá a sustos repentinos.

Aunque muchas de las ideas y dinámicas que Bloober Team utiliza en Observer ya han sido vistas en P.T., Alien Isolation, e incluso el mismo Layers of Fear de Bloober, la excusa de estar digitalmente en los recuerdos de otro da pie a interesantes escenarios – algunos más abstractos que otros – que de alguna forma ejemplifican la psique del individuo y el recuerdo en cuestión.

Fuera de la actuación de Hauer, el gran problema de Observer es no estar refinado técnicamente. El juego en varias ocasiones sufrirá de “tartamudeos” que se acentúan más al cambiar de sección en el edificio, algunos de los gráficos en el “mundo real” como las palomas parecen recortes mal hechos sobrepuestos al resto de las imágenes. El abrir cajones así como repisas, necesita de exactitud quirúrgica y el diseño de los cuerpos y del mismo Lazarski es bastante plástico, muy debajo del resto del juego.

En varias ocasiones Observer me dio la impresión que fue concebido como un título para VR, por la forma en que la interacción con los escenarios está diseñada, y la manera en la que algunos sucesos ambientales parecerían tener un mayor impacto en VR que de manera normal.

A pesar de lo áspero que llega a resultar Observer en los bordes, es una grata experiencia que en varias ocasiones me deleitó con el diseño de sus escenarios, y que en otras medio me hizo perder el tiempo con misiones secundarias — pero que a fin de cuentas ofrece una historia que se queda con uno por un tiempo.

Observer (Xbox One)

Observer (Xbox One)
7.8

Lo bueno

  • historia y escenarios interesantes en un ambiente cyberpunk

Lo malo

  • Problemas técnicos, mala actuación de voz, y personajes plásticos

One thought on “Reseña – Observer”

  1. Grungie says:

    Bueno!

Deja un comentario