Reseña – Mulaka

Browse By

Mulaka busca llevar a uno por una aventura de acción sumergida en los elementos de la mitología tarahumara, mientras que al mismo tiempo tratan discretamente de empaparnos de su cultura.

El juego utiliza los elementos de un hack and slash, sazonándolos con pizcas de un RPG, y solución de rompecabezas. Visualmente, el estudio Lienzo optó por un estilo simplista poligonal “artístico” para construir los escenarios y personajes, cosa que en general logran hacer que se sienta más como una decisión artística que una práctica.

Nuestro personaje es el titular Mulaka, un Sukurúame con poderes místicos dentro del pueblo Rarámuri (el nombre nativo para Tarahumara), quien emprende un viaje al desierto tras soñar con una inminente amenaza contra el mundo. Una vez allí le es encargada la misión de buscar a cuatro dioses para asistirlo en la batalla final contra Teregori, el amo del inframundo.

Mulaka cuenta con dos ataques básicos, uno rápido y uno fuerte, ambos con su respectivo combo de tres golpes y un golpe extra al ir corriendo. Adicionalmente contamos con un ataque especial de área, dependiente de la energía que se acumula al atacar enemigos. Como Sukurúame, Mulaka cuenta con una visión especial, que sirve tanto para descubrir cosas ocultas en el mundo, como un mapa que nos indica objetivos principales e ítems coleccionables al igual que la salud que le queda a los enemigos.

Mulaka

Este set de combate es el que nos acompañará a lo largo de la aventura, siendo paulatinamente complementado con pociones de salud, aumento de fuerza, granadas explosivas y un escudo, aditamentos elaborados de plantas recolectadas como aloe, chía, maíz y laurel. Para hacer uso de estos ítems basta con presionar el respectivo lado de la cruz del control, aunque no se activará inmediatamente ya que Mulaka primero realizará una danza quedando vulnerable por un breve instante – segundos que en un pelea con un enemigo principal son la diferencia entre ganar o morir el encuentro.

Un tercera capa en las mecánicas del juego es el poder convertirse en cuatro distintos animales sagrados, pájaro carpintero, oso, serpiente y puma. La función principal de estas transformaciones es el permitir acceso a partes específicas en el mapa, además de que algunos enemigos contarán con debilidades que pueden ser explotadas por una transformación en específico.

El combate en general es bueno, creo que la mayor falla es que no se puede fijar la vista en un enemigo, cuando se está uno contra uno no hay mayor problema pero en cuanto la cantidad y tamaño de los enemigos aumenta puede haber un ligero caos con la cámara. La mejora de habilidades solo se puede realizar en la tienda de una curandera a cambio de pagarle con kórimas – los cuales son obtenidos al eliminar enemigos

Los rompecabezas principalmente son el acomodar el cause del agua en canales, resolverlos otorga ya sea lo necesario para avanzar, o cuando menos kórimas. El resto son más de indagar como llegar a ciertos lugares, lo cual dependerá de contar con el poder del dios animal adecuado. Para ello uno puede regresar a ubicaciones previas para acceder a estos lugares que contendrán kórimas y objetos coleccionables relacionados a la cultura tarahumara.

La “narración en lengua nativa” se limita a la introducción y desenlace del juego sin que haya voz alguna en el resto de Mulaka, por lo que las “cinemáticas” entre niveles pueden hacerse algo tediosas sin voz.

En cuanto a problemas técnicos el único inconveniente con el que me encontré es el rasgado en la pantalla o screen tearing a lo largo de todo el juego en Xbox One. Un detalle que les hubiera ayudado en su objetivo de preservar la cultura Tarahumara, hubiera sido el incluir una galería con los ítems coleccionables y sus descripciones, ya que solo se encuentra una dedicada a los enemigos.

Aún con su simpleza poligonal, Mulaka llega a ofrecer atractivas vistas e incluso sorprender con el diseño de algunos enemigos de nivel. Quizá la única parte que delata – creo yo – ya sea la falta de tiempo o presupuesto, es que fuera de el mismo Mulaka, el resto de los personajes sobre todo los humanos, tienen simplemente pintados a la “playmobil” los rasgos de la cara sin relieve alguno.

La sensación general que me dio Mulaka es que el estudio tuvo muy claro desde un principio sus limitantes y que es lo que querían lograr. En ningún momento las distintas mecánicas se sienten desconectadas del diseño de escenarios – los cuales ofrecen una buena planeación con su debida mezcla de exploración a la mundo abierto, el uso de plataformas, y combate a la hack and slash.

Mulaka es una buena entrega que aterriza muy bien los elementos de la mitología tarahumara en un título de acción, y definitivamente es refrescante recorrer un juego basado en temas mexicanos que no recurre a Aztecas, Mayas, o luchadores.

Mulaka saldrá este 27 de febrero en PC y PS4, el 1 de marzo en Switch, y en Xbox One el viernes 2 de marzo.

Mulaka (Xbox One)

Mulaka (Xbox One)
8.3

Lo bueno

  • Muy buen diseño de escenarios
  • No fuerzan los elementos de la cultura
  • Las peleas ofrecen un reto decente

Lo malo

  • No poder fijar la cámara en enemigos
  • Screen Tearing

Deja un comentario