Reseña – Frostpunk Console Edition

Browse By

La supervivencia invernal del juego de estrategia-constructor de ciudad Frostpunk finalmente se abrió paso a Xbox One y PlayStation 4, con 11 bit studios mostrando lo bien que puede funcionar este género en consolas con los debidos controles.

Frostpunk salió en computadora en abril del año pasado, y en la reseña de aquel entonces mencioné que era el siguiente paso en las mecánicas de This War of Mine, al ponernos al frente de una ciudad en medio de un invierno apocalíptico y dándonos todo lo necesario para tratar de hacer que sobreviva aun si esto involucra tomar decisiones radicales.

La trama se ubica en 1886 después de que la erupción de volcanes (entre ellos el Krakatoa), la disminución de la intensidad del sol, y un probable choque de asteroide, ponen a la Tierra en una nueva era de hielo. El Reino Unido estableció diversos generadores a vapor para que supervivientes establecieran ciudades alrededor de ellos.

Como líder del asentamiento uno debe lograr que sus habitantes sobrevivan. Al principio las cosas van por el camino estándar del género: recolectar cierta cantidad de un recursos para poder construir una instalación que en turno permite recolectar otro tipo de recurso. Lo primordial es mantener al generador encendido lo cual necesita de carbón, seguido de mantener con vida y contentos a los habitantes cosa que requiere de alimentarlos y brindarles un lugar donde vivir. 

Frostpunk

No pasa mucho antes de que las cosas se empiecen a complicar, conforme crece la ciudad es necesario aumentar la potencia y alcance del generador, la temperatura oscilará de un día a otro por lo que los habitantes corren el riesgo de morir si la infraestructura todavía no puede hacer frente al extremo frío. Sin mencionar que el descontento de la gente puede hacer que lo destierren a uno.

Para hacer frente a esto uno puede introducir leyes, las cuales están agrupadas en dos categorías, adaptación y propósito — con esta última subdividida en orden y fe. Adaptación es nuestro set primario de leyes a emitir ¿no hay los suficientes recursos? podemos habilitar jornadas extendidas de 14 horas o de emergencia de 24 horas, que van hacer que aumente el descontento pero obtendremos los recursos necesarios. Mismo caso cuando falta mano de obra, uno puede emitir una ley para que los niños trabajen jornadas normales, o se puede emitir una ley para que vayan a la escuela y luego funjan como “becarios” ya sea de médicos o ingenieros.

Frostpunk

Cada ley en Frostpunk tiene sus pros y contras, en algunos casos no es evidente hasta que es demasiado tarde. Incluso las decisiones morales “buenas” tiene un costo y no siempre pueden ser las decisiones más acertadas. En un punto el juego fuerza a uno a activar las leyes de propósito y a elegir entre que sean, como ya dije, de orden o religión. Orden involucra poner guaridas vecinales, juntas vecinales, y luego una suerte de policía, pero todo puede terminar descendiendo por el camino del autoritarismo — cosa que evidentemente también puede pasar al escoger el camino de la fe.

Es este sistema de decisiones y moral lo que hace a Frostpunk, no solo se trata de cubrir la necesidades de la población. Hay que saber cuando es adecuado cubrir la necesidad, y cuando uno no debe dejar pasar un problema. Gastar recursos en tratar de dar casa a todo mundo al inicio, resta recursos y tiempo para invertirse en procurar el combustible para el generador y sus mejoras.

Reusarse a atender las necesidades de los habitantes por mucho tiempo hará que no quieran trabajar o se enfermen, y aunque en un punto uno puede construir autómatas estos robots al principio no son tan eficientes trabajando como lo es un equipo de personas — además de que cada autómata requiere de bastantes recursos para ser construidos, entre ellos el “núcleo de vapor” que es el “chip” de las tecnologías avanzadas del juego y no pueden ser construidos teniendo uno que buscarlos en la tundra con las expediciones.

Aquí nuestro enemigo es el invierno, y cada determinado número de días enviará a su ejercito en la forma de ventiscas cada más severas, tanto que en un punto harán imposible que pueda recolectarse alimento o mandar a equipos a explorar la tundra. El éxito dependerá lo bien que logramos preparar a la ciudad, y cuando no daremos cuenta si tuvimos que pagar un alto costo para hacerlo.

La experiencia central del juego en consolas es exactamente la misma que en computadora, los cambios a la interfaz son mínimos y en algunos casos resultan más prácticos. Que también parte de que se adapte tan bien, es debido a que la versión original de Frostpunk es bastante minimalista en sus controles — sin que haya teclas dedicadas a cada tipo de instalación.    

Así que la selección siempre se hace por navegar con el cursor por la ciudad, y en realidad no es un problema hasta que se enfrenta uno a una ventisca invernal, que es cuando la micro administración de recursos es crucial. En consola tiene la ligera complicación extra de que el cursor es algo grande y a momentos llega a ser difícil seleccionar cosas que están muy pegadas. 

Pero en general 11 bit studios realizó una muy buena adaptación de Frostpunk para consolas, y de hecho mi experiencia con la versión de lanzamiento en Xbox One ha sido mucho mejor de lo que fue mi experiencia con la versión de lanzamiento de PC, la cual tuvo problemas de optimización (que desde entonces arreglaron). 

Además de la campaña principal Frostpunk cuenta con otros tres escenarios de historia, y una modalidad infinita que está dividida en formato de supervivencia o una más inclinada al formato de constructor de ciudad con un clima menos severo.  Es un juego bastante recomendable tanto para quienes gustan de los juegos de estrategia como para los amantes de los constructores de ciudad.

Frostpunk: Console Edition [XBO]

9

9.0/10

Lo bueno

  • Hace una muy buena mezcla de juego de supervivencia con la estrategia y administración de recursos.
  • Cada decisión tomada puede tener consecuencias no deseadas e inesperadas más adelante.
  • Muy buena adaptación de los controles a consola y optimizado.

Lo malo

  • Al igual que en PC, le falta controles más robustos para un mejor manejo de las fábricas y trabajadores.

Deja un comentario