Reseña – Black Paradox

Browse By

En Black Paradox estaremos a bordo de un DeLorean intergaláctico surcando una y otra vez los mismos escenarios, con la esperanza de algún día lograr avanzar.

El inconveniente de que alguna mecánica se ponga en boga, es que siempre querrán aplicarla a cualquier genero sin importar que tan bien quede incorporada. Ese es el caso con Black Paradox, un shoot ‘em up de arte pixel con muy buen diseño y excelente soundtrack de sintetizadores ochenteros, que termina siendo víctima de la implementación de la tendencia roguelike.

Ya saben la dinámica, al morir uno pierde todo el progreso logrado y hay que empezar de nuevo, con la esperanza de que en esta ocasión lograremos llegar más lejos. Obviamente parte del chiste es que tras cada ronda fallida, tenemos la oportunidad de añadir mejoras que de alguna forma aumentarán las probabilidades de que sigamos avanzando.

Black Paradox nos deja acumular el dinero, por lo que no lo perderemos tras morir, ni somos forzados a gastarlo antes de iniciar un nuevo intento. Pero sí requiere de una gran cantidad de dinero para poder obtener “chips” que en teoría pueden llegar a hacer una diferencia, lo que en turno se convierte en un largo proceso de molienda en el mismo par de niveles.

Del lado técnico el juego hace muy bien las cosas, los controles son exactos y simples, sin importar la cantidad de enemigos y efectos en pantalla siempre se mantiene la velocidad de cuadros, y cuenta con una decente variedad de armas y escenarios. Pero es en la progresión donde de plano hace a uno tirar la toalla.

Completar cada nivel se siente más como una cuestión de suerte que de habilidad, literal estamos a merced del tipo de armas que aparecerán en cada intento – sin que se llegue a notar del todo que las mejoras que compramos hagan una diferencia, realmente el único gran cambio notorio que llegué a experimentar fue el aumento de velocidad del DeLorean.

Los niveles no son tan largos, y en cada intento hay cambios aleatorios, lo que al principio mitiga lo repetitivo. Pero dado que las variantes de escenarios por nivel no es tan extensa, y la cantidad de veces que hay que repetir, se vuelve muy cansado.

Y en realidad me agradó bastante la presentación del juego, nuevamente la banda sonora es excelente, las referencias a la cultura pop ochentera son buenas, los ataques de enemigos comunes tienen bastantes variaciones. A fin de cuentas, la deficiencia en el balance, y no dar un poco más de opciones de cómo jugarlo, desalientan a uno en continuar jugándolo a pesar de las cosas que hace bien.

Una modalidad con “’continues’ a cambio de créditos” que no sacrifique la dificultad, pero que no haga a uno regresar al primer nivel ,o un mejor balance cargado más a la habilidad que a la suerte.

Black Paradox es un sólido shoot ‘em up de sidescrolling, que cojea de la implementación de mecánicas roguelike.

Black Paradox [Xbox One]

7.2

7.2/10

Lo bueno

  • Buenos escenarios en arte pixel.
  • Solidas mecánicas de shoot 'em up.
  • Excelente soundtrack.

Lo malo

  • Mal sistema de progresión y balance.
  • En general las mecánicas roguelike le ponen el pie.
  • Demasiada molienda, y repetitivo.

Deja un comentario