Reseña – Battle Princess Madelyn

Browse By

Battle Princess Madelyn apela a una época de simpleza en la progresión, donde el real atractivo es la dificultad y la inherente satisfacción de completar el reto que ello implica. Donde se ponen un poco incomodas las cosas, es cuando quieren meter a calzador la “modernidad” de multimisiones a la simpleza de progresión.

La inspiración de este juego de plataforma es directamente Ghouls ‘n Goblins, cosa que el estudio Causal Bit Games orgullosamente a sacado a relucir desde el inicio y no es para menos, el apartado arcade del título hace un excelente trabajo en ofrecer a uno una grata experiencia de plataforma y dificultad en el puro estilo de la ya clásica serie.

La titular Madelyn debe derrotar al mal que arrasó con su familia real, con la ayuda del fantasma de su cachorro. En la modalidad arcade, Battle Princess Madelyn ofrece una buena variedad de escenarios tanto en lo visual como en el diseño de estos, llenándolos de enemigos que no perdonarán el más mínimo error de nuestra parte.

El pequeño detalle es que el apartado arcade no es la razón de la existencia del juego. Mi impresión original era que el modo historia fue resultado de ofrecer un contenido más robusto dado que en arcade – si uno se aplica — uno puede terminarlo en un par de horas. Pero oh sorpresa, cuando visité la página de Kickstarter del juego vi que el modo arcade es en si una meta extendida, al igual que añadir más misiones secundarias, y cuartos secretos al apartado historia.

Battle Princess Madelyn

Saco a relucir esto porque si en algo flaquea Battle Princess Madelyn, es precisamente en el apartado de historia que es el principal, y donde la trama es mostrada en todo su esplendor con todo y animaciones tipo caricatura en las cinemáticas. Esta modalidad resulta bastante frustrante, y la dificultad de los enemigos no tiene nada que ver con ello – el sortear que hacer para avanzar en lo enmarañado de los niveles es el problema.

Aquí Battle Princess Madelyn efectivamente se convierte más en un metroidvania que paulatinamente nos otorga nuevas armas, armadura y habilidades, con la adición de NPCs que otorgan “misiones secundarias” junto al clásico vaivén de un escenario a otro para acceder a lugares remotos gracias a las nuevas habilidades. Si quieren una comparativa Guacamelee! es un excelente ejemplo.

El gran problema, como dije hace poco, es que el juego asume que uno sabe muchas cosas lo que desemboca en de repente ya no poder avanzar. Mientras que cosas como el rendir tributo a estatuas de héroes y fantasmas requieren solo el uso del sentido común para descubrir como funcionan – simplemente hay que agacharse hasta que aparezca la recompensa – otras se sienten más como el resultado de un mal diseño del apartado.

Battle Princess Madelyn

Siendo justos, a la semana del lanzamiento el estudio publicó una actualización que añadió un sistema de tips (algunos muy explícitos como diciendo “ahí esta ya no muelan”) que aborda los sistemas básicos.

Pero el grueso de los genera-frustraciones persisten, no hay forma de saber si una misión de un NPC es una simple misión secundaria que da de recompensa dinero, o es una misión esencial que otorgará la llave para entrar con el jefe de nivel. Los escenarios son bastante grandes y enredados, muchas veces uno se pregunta si para llegar a esa plataforma de allá arriba, se necesita de una nueva habilidad o hay que llevarse otra media hora recorriendo el escenario el cual encima luce como estar pensado para solo recorrerse de izquierda a derecha.

Hay un llavero que comienza a parpadear si se está cerca de una puerta que puede abrirse, y el cachorro ladrará cuando se este cerca de algo importante, pero no hay forma de saber si ya encontramos todo lo que hay que descubrir en cada nivel. A fin de cuentas, el llavero continuará parpadeando cada vez que uno regrese a un nivel donde ya se haya desbloqueado una puerta, así que tampoco ayuda mucho.

Battle Princess Madelyn quiere ser tan fiel a la simpleza del juego al que rinde tributo, que deja a uno desamparado. Esta simpleza funciona perfectamente en el lado arcade, donde desde el inicio contamos con doble salto, es casi seguro que los primeros enemigos arrojen la armadura más resistente, y el cachorro fantasma puede usarse para atacar – en el modo historia pasará un buen rato antes de que se active, lo mismo con el acceso a mejor armadura y armas – ligado a encontrar un mentado martillo.

Battle Princess Madelyn

Irónicamente arcade es etiquetado como lo más difícil, pero la realidad es que es mucho más fácil y menos frustrante, dejándonos simplemente enfocarnos en nuestra habilidad de atacar y esquivar enemigos.

Es un buen juego, la presentación gráfica, el audio, las cinemáticas, la dificultad, la variedad de enemigos y escenarios, están bien hechos. Pero la implementación de todos estos elementos en el modo historia deja que desear. Y para echarle limón a la herida, la actualización lanzada hoy en Xbox One ya no me deja avanzar más allá del menú de inicio con mi perfil principal, que es el que tiene todo el avance. Curiosamente con el otro perfil, que solo tiene hasta el primer jefe de nivel, si puedo acceder para continuar jugando.

Para concluir, solo el apartado arcade bien puede justificar el precio del juego, y dado que el estudio lo ha estado actualizando seguido (PC y XBO), probablemente el lado de historia llegue a mejorar.

[actualizado con las nuevas fechas] A PS4 y Switch en Norteamérica llegará este 20 de diciembre, en Europa está retrasado por desmanes de certificación; llegando en esta región a Switch el 7 de enero mientras que a la PS Store europea lo hará en algún punto de 2019.

Battle Princess Madelyn [XBO]

Battle Princess Madelyn [XBO]
7.4

Lo bueno

  • Evoca muy bien el sentir de los juegos clásicos de plataforma
  • Variedad de escenarios y enemigos, con buen diseño visual.
  • El modo arcade es la mejor parte.

Lo malo

  • Mala implementación de los elementos en el modo historia.
  • La progresión en la historia es enredosa, y frustrante.
  • En general el apartado de historia, no se siente debidamente planeado.

Deja un comentario