Reseña: Age of Wonders III

Browse By

AoW3rev_port

Age of Wonders III nos da la tarea de crear y mantener un imperio, teniendo tanto que mantener felices a nuestros habitantes como contar con la suficiente fuerza armada para defendernos.

El gran cambio de Age of Wonders III sobre las entregas anteriores, y respecto a otros jugos de estrategia por turnos, es la inclusión de elementos de RPG. Cada facción cuenta con un líder, el cual puede ser nivelado y equipado con distintos ítems que uno va descubriendo explorando a lo largo del mapa, además puede ser escogida una clase para el líder, que determinará las unidades especializadas que podrá crear.

A estos líderes pueden sumarse más héroes, los cuales también pueden ser nivelados, y en el modo campaña harán de líderes en algunas misiones. Los elementos RPG no se limitan a las habilidades del héroe, Age of Wonders III cuenta con un sistema moral que se va inclinando a un lado u otro de la balanza de acuerdo a nuestras acciones.

Destruir una ciudad recién conquistada, implica que la raza que la ocupaba tenga cierto descontento hacía nuestro imperio, y si dicha raza habita una de nuestras ciudades, correremos el riesgo de que lleguen a rebelarse, o las unidades de combate deserten.

AoW3rev_1

La exploración también tiene ciertos dotes de RPG, con ciertos sitios sirviendo a modo de calabozos, que ofrecen distintas recompensas una vez que han sido liberados de enemigos.

Pero estos elementos de RPG, sirven solo de complemento a las mecánicas centrales de estrategia del juego. Tanto en campaña como en los mapas aleatorios, el objetivo es crecer y mantener nuestro imperio, para poder conquistar todo el territorio.

Cada unidad tiene un costo de mantenimiento, lo que implica que uno debe ser cuidadoso en mantener el balance de unidades en el mapa, con la cantidad de recursos que pueden ser recaudados en cada turno. Todo mientras nos cuidamos de ataques del enemigo principal y de facciones secundarias o independientes, que estarán al pendiente del momento en que uno deje una ciudad o puesto de avanzada sin protección para tomarlo.

Al ser un juego de fantasía, tenemos una basta variedad de hechizos para usar tanto en las batallas tácticas como en el mapa estratégico. Algunos pueden quedarse activados, hasta que el contrario logra decimarlo, o nos quedamos sin recursos para mantenerlo. Estos hechizos permitirán trasformar los alrededores, en terrenos más convenientes a nuestra facción, o causar daño a unidades justo antes de entrar en una batalla.

AoW3rev_2

Cada raza cuenta con una buena variedad de unidades, que si bien tiene similitudes entre ellas, ofrecen distintas ventajas tácticas y habilidades conforme a la raza que la construye. Un arma de asedio de los enanos, contará con ataques de largo alcance, mientras que la unidad similar para los humanos y elfos, solo contará con un ataque de contacto.

La historia de la campaña es algo estándar, con los elementos de conspiración y traición que uno suele encontrar cuando dos imperios se enfrentan en un mundo lleno de fantasía. Pero en esencia la campaña – nada corta – sirve para introducir cada uno de las distintas clases y razas del juego, y al poder ser jugada desde dos puntos de vistas, amplía la historia.

Ya sea en la campaña o en los mapas aleatorios, Age of Wonders III no es un juego fácil. Cosa que comprobé más de una ocasión, cuando un ligero error terminó en tragedia para mi naciente imperio. Haber investigado los hechizos adecuados al inicio de una partida, es la diferencia entre ganar una batalla o perderla, aún cuando uno está rebasado por el enemigo.

AoW3rev_3

Adicional a la campaña, mapas aleatorios y el apartado multijuador, está el apartado de escenarios, los cuales son una serie de misiones independientes con su propia trama y condiciones de victoria, los cuales amplían la – de por si ya gran — cantidad de horas que puede pasar uno en Age of Wonders III.

La actualización gratuita 1.5 lanzada para coincidir tanto con la disponibilidad del juego en Linux y OS X como con la expansión Eternal Lords, enriquece el sistema de felicidad y moral de las razas, haciendo que uno en lo posible busque una solución diplomática más frecuentemente para evitar descontentos entre nuestros ciudadanos. Y esto va de la mano del ahora poder convertir a ciudades independientes en vasallas conforme nuestra relación con ellas va mejorando, pudiendo en un momento dado anexarlas a nuestro imperio por completo.

Age of Wonders III es bastante solido y balanceado, ofreciendo una muy buena experiencia táctica y de estrategia, que siempre lo deja a uno queriendo realizar un turno más en este mundo de fantasía de coloridas vistas.

Por Roberto Vizzuett

AoW3rev_sc

Deja un comentario