Reseña – A Plague Tale: Innocence

Browse By

A Plague Tale: Innocence es definitivamente el proyecto más ambicioso de Asobo Studio, y si bien toma prestados de varios lados sus mecánicas, el estudio logra combinar y ejecutar todos estos elementos de una forma en que no se sienten ajenos a la ambientación.

El alma del juego es una historia de pérdida, supervivencia, y como el título hace referencia, el abandono de la inocencia por parte de dos hermanos que se ven forzados a dejar su vida a acomodada en la Francia medieval para huir de la inquisición en medio de tanto la invasión inglesa, como la de una plaga acompañada de una infestación de roedores con características sobrenaturales.

En gran medida Asobo logra mantener el elemento sobrenatural al margen, dejándonos ante un mundo bastante realista y con la obscuridad que uno suele relacionar a ese periodo de tiempo en Europa.

Amicia es una adolescente que a duras penas conoce a su pequeño hermano Hugo, quien sufre de una enfermedad poco peculiar que lo ha mantenido asilado del mundo. Por lo que Amicia debe lidiar tanto con la perdida de su mundo acomodado, como con el hacerse cargo de un niño ansioso de descubrir el mundo y que no la respeta del todo.

Afortunadamente A Plague Tale: Innocence no trata de andar de niñera de Hugo, sino de ambos escapar a la inquisición, por lo que las mecánicas son más las de un juego en solitario “cooperativo”, en donde Hugo y otros personajes que se unirán al exilio trabajan en conjunto para lograr escapar.

El sigilo es lo más importante en el juego, pero no estamos del todo indefensos, Amicia cuenta con una honda que es tanto un arma como una herramienta, con la cual gracias a la alquimia de la época puede encender o apagar antorchas, arrojar una suerte de ácido a los cascos de los soldados, y disparar piedras para incapacitar o eliminar enemigos.

No hay elementos RPG en el juego, pero uno debe recolectar recursos como pieles, tela, cuerdas, sulfuro y demás para tanto mejorar la honda y el cinturón de carga, como para hacer más eficientes los diferentes tipos de proyectiles que uno puede lanzar. Al principio la elaboración de mejoras debe realizarse en mesas de trabajo, pero el cinturón puede actualizarse para prescindir de las mesas.

Como en otros títulos de sigilo, uno puede elaborar los proyectiles al momento proveyendo que uno cuenta con los recursos necesarios, similar a Tomb Raider y The Last of Us. Al ser una honda, Amicia debe primero generar cierto momento antes de poder disparar, pero tanto esto como el cambio de tipo de proyectil se sienten realistas – lo que en turno resaltan las limitantes de Amicia y refuerzan el uso de ataques sigilosos en vez de confrontación directa, que seguramente terminará en desastre.

En cuanto a narrativa y ambientación, Asobo hace un muy buen trabajo en desarrollar a los hermanos, sobretodo en el realismo del comportamiento de Hugo, y como Amicia es afectada cuando se ve forzada a matar para proteger a su hermano. Visualmente es una joya el juego, tanto en sus momentos coloridos como en los más obscuros, logrando capturar eficazmente el sentir de la época.

Lamentablemente el resto de los personajes no los llegamos a conocer realmente del todo, y aunque desarrollan una sólida relación con Amicia, esta ocurre fuera de “cámara” por lo que uno difícilmente los conoce lo suficiente para verlos como algo más que otra herramienta para abrirnos paso en los escenarios.

A pesar de depender del sigilo para sobrevivir, el recorrido nunca se hace lento o monótono, en varios momentos uno llega a sentir la desesperación del momento por la que están pasando los personajes, y una vez que las ratas son añadidas a las mecánicas, comienza a relucir más esa capa estratégica con la que cuenta el juego para evadir los peligros. Eso si, el juego no se libra de tener enemigos que al instante se olvidan que vieron pasar a alguien frente a sus narices, o que ellos mismos se “tiran de a locos” y no investigan más lo que creen ver – a pesar de supuestamente estar activamente buscándonos, pero en otras si somos extremadamente descuidados, seremos sorprendidos con una lanza en la espalda.

Si han jugado Gears of War, va a encontrar enormes similitudes en como se comportan los roedores y los Kryll de Gears. La única cosa que mantienen al margen a las ratas es la luz, por lo que una vez que cae la noche la única forma de estar a salvo es mantenerse en lugares iluminados o portar alguna antorcha. Lo que, al igual que en GoW, convierte a este “enjambre” de roedores en una herramienta ofensiva. Basta derribar la antorcha de un enemigo justo cuando pasa junto a las ratas para eliminarlo, o con el recurso indicado atraer a las ratas a la posición de un enemigo.

Hay acertijos ambientales, pero nada frustrante, centrados principalmente en lograr iluminar adecuadamente caminos para evadir a las ratas, o en otros encontrar la forma de atraerlas o alejarlas de sitios de interés.

A Plague Tale: Innocence es una sólida entrega por parte de Asobo, que es solo hasta que abraza totalmente lo sobrenatural, cuando ya no se siente tan cohesivo. Sobre todo, por como hasta cierto punto nos aleja del realismo en el que nos tuvo todo el juego. Realmente es un juego recomendable, que ejecuta muy bien sus elementos de sigilo, elaboración, y combate, siendo honestamente el único pero que algunos podrían tener (fuera de la cantidad de ratas), el “gore” de algunos escenarios.

A Plague Tale: Innocence [XBO]

8.4

8.4/10

Lo bueno

  • Solidas mecánicas de sigilo y fluido sistema de elaboración de equipo.
  • Buen desarrollo de los protagonistas, y una ambientación realista.
  • En ningún momento se vuelve cansado o repetitivo.

Lo malo

  • Los personajes secundarios no son del todo desarrollados, son simplemente una herramienta más.
  • El elemento sobrenatural termina sintiéndose ajeno al resto de los elementos.

Deja un comentario