Impresiones – Perception

Browse By

Perception nos lleva a recorrer una mansión embrujada de la mano de una mujer ciega, motivada por sus repetidos sueños acerca de la mansión y objetos que parecen no tener sentido alguno.

 [Mi copia del juego en Xbox One – proporcionada por la desarrolladora – está corrupta y me impide ir más allá del mero inicio del cuarto nivel, por lo que este texto por ahora será más “impresiones” hasta ese punto que una reseña. En PC ya fue resuelto el problema con un parche, pero la actualización sigue sin ser lanzada en consolas].

The Deep End Games se refiere al juego como una aventura de horror en primera persona, pero en realidad está inclinado al suspenso más que a otra cosa recurriendo a momentos a sustos repentinos.

La historia se centra en Cassie quien al menos desde niña es ciega, como se nos muestra al inicio del juego. Y supongo en algún punto fue capaz de ver, ya que su motivación para explorar la mansión donde se desarrolla el juego es que esta ha aparecido repetidamente en sus sueños, junto a una manzana una soga y un boleto de barco.

Para hacer funcional al juego, Cassie es capaz de ver vía ecolocalización tal cual un murciélago, y convenientemente posee un sexto sentido que le permite revivir experiencias de pasados habitantes de la casa al tocar ciertos objetos. En otras ocasiones Cassie recurre a aplicaciones en el celular para saber el contenido de textos y objetos de la casa, mientras que en otras tendremos acceso a grabaciones y transmisiones de radio y TV. El mismo sexto sentido también nos indica la ubicación de nuestro siguiente objetivo aunque no el camino para alcanzarlo.

 

Perception presenta a Cassie como una persona independiente y deseosa de demostrar que es capaz de cuidarse por si sola, rechazando al inicio del juego la ayuda de su amigo/pareja quien le implora lo espere para ir juntos a la mansión, por lo que es seguro suponer que ella es alguien que suele evitar pedir ayuda a pesar de su discapacidad. Sin embargo el juego depende en más de una ocasión de que Cassie use una aplicación social para enviar imágenes a un voluntario y este, en tiempo real, le diga que es – y queda claro que sin esta ayuda Cassie no tendría futuro alguno en esta autoimpuesta misión.

El juego es bastante simple, para poder ver o mejor dicho, crear una imagen mental de los alrededores basta con golpear superficies con nuestro bastón, estar junto a una fuente de sonido, sea viento, el radiador de aire acondicionado, radio o televisión. En un afán de limitar el uso del bastón, Perception recurre a un figura espectral que nos perseguirá si hacemos demasiado ruido. En práctica salvo los momentos en los que la historia lo requiere, tomará bastantes golpes deliberados para que la entidad aparezca y lo más que pasará es que regresaremos al último punto autoguardado.

Siendo un título cuya premisa se basa en que la protagonista no puede ver, uno esperaría un énfasis en el uso direccional del audio para comunicarnos nuestros alrededores, pero no es así. Los momentos de tensión y suspenso son creados más por la musicalización que por sonidos que ocurren en la mansión, y los sustos espontáneos son cortesía del sexto sentido de Cassie. El uso de audífonos solo resalta la falta de atención que se le dio al audio para emular una experiencia más acorde a las condiciones de Cassie.

La forma en la que está compuesta la historia de Perception parece que es el resultado de tratar de ligar cinco historias distintas a la fuerza. Al inicio estamos ante algo prometedor que aparentemente gira alrededor del espectro/entidad que nos acosa, pero rápidamente este queda rebajado a una herramienta técnica para impedir que en todo momento – como jugadores – podamos ver el interior de la mansión.

Las historias por si solas de los pasados habitantes de la mansión lograron llamar mi atención y querer descubrir que es lo que pasó, pero al mismo tiempo convierten a Cassie en solo una excusa para que uno pueda explorar la mansión, en vez de que sea un personaje por el que debamos preocuparnos disipando cualquier “horror” que los desarrolladores hayan querido implementar.

Para un título que se jacta de ser una aventura narrativa de horror, no es algo saludable. Digo, la misma Cassie después de comentarse así misma “esto fue un error, tengo que salir de aquí ahora” con tono de desesperación, parece no molestarle tener que seguir resolviendo sucesos pasados, al punto de decir en tono de broma algo así como “después de ayudar al fantasma, ahora puedo seguir fisgoneando”.

Y cuando parecía que finalmente llegaría a la raíz del asunto, el juego decidió ya no dejarme avanzar. El inicio del cuarto capítulo carga a medias, en teoría debería haber una versión antigua de la mansión, pero solo aparecen un par de puertas y objetos flotando, con el resto del mapa siendo la versión original de la casa. Y aunque es posible llegar a activar el siguiente objetivo, simplemente es imposible llegar a el, efectivamente impidiendo avance alguno.

Este problema es a lo largo de todas las plataformas, aunque no afecta a todos los jugadores. Pero definitivamente afecta a más del “par de jugadores” a los que The Deep End Games tiende a referirse. En PC el problema fue resuelto hace casi dos semanas, pero ni idea de cuando saldrá en consolas. Y ya que es algo que totalmente rompe la experiencia, manténganse alejados del juego en consolas por ahora. Una vez que sea resuelto el problema y pueda terminar el juego, haré propiamente la reseña con su debido veredicto final y calificación.

Deja un comentario