Ahora sí, Kinect está completamente muerto

Browse By

Kinect, el último vestigio de la visión original de Microsoft para Xbox One, oficialmente está muerto, ya no será producido. 

Justo ayer en la reseña de Just Dance 2018 mencionaba de que había sido un acierto de Ubisoft haber habilitado los teléfonos móviles como control para el juego hace un par de años dado el estado de los controles de movimiento en Xbox One (también en PS4 aunque la realidad virtual le dio nueva vida a Move).

Y hoy Fast Company dio a conocer una entrevista en donde Microsoft declara que ha cesado de producir a Kinect, así que una vez que se acaben los dispositivos actualmente a la venta en tiendas, será el fin del sensor de movimiento.

A pesar de ser revolucionario, la realidad es que su implementación nunca pasó de los juegos casuales, y para dar comandos de voz en juegos en Xbox 360 — mientras que la navegación de la consola con el dispositivo nunca fue lo más óptimo.

El principio del fin se dio cuando Microsoft decidió vender a Xbox One forzosamente con Kinect, lo que lo puso en desventaja de precio con PS4. Sin mencionar los nada atinados comentarios de Don Mattrick, anterior jefe de Xbox, que intentaban defender la decisiones originales que habían tomado para la consola.

Para tratar de reponerse de la desventaja, en el 2014 Microsoft comenzó a vender a Xbox One sin Kinect, y después con la llegada de Xbox One S y el anuncio de Xbox One X quedó claro que Kinect ya no era una prioridad, dado que ambas versiones de la consola ya no cuentan con un puerto dedicado para el dispositivo además de que la compañía dejó de mencionarlo en sus eventos.

Los dejo para que contemplen su nuevo y sofisticado pisapapeles.

Deja un comentario